Archivo de la categoría: Soy Sensible Rock n Roll

Soy sensible Rock n roll Scott Weiland

Demás está decir por qué razón elegí hoy a Scott Weiland para contar algo sobre astrología y gente del rock… Su vida estuvo acompañada por las adicciones y tarde o temprano las cosas llegan a su desenlace. Qué loca esa palabra, des-enlace, y creo que de eso se trata esta sección que escribo, es decir, qué cosas nos mantienen con un lazo al cuello sacando a la superficie nuestras parte laxa, fácil… o… difícil…

En este caso no tengo la hora de nacimiento de Weiland pero podemos observar cómo estaban los planetas aquél día en que nació el cantante de Stop Temple Pilots.

Scott tenía el sol en escorpio, y un foco de planetas allí, una energía fuerte en ese punto de la carta, llamada stellium. Luego su luna estaba en leo, típico de personas famosas, ya que leo se muestra y brilla destacándose por sobre los demás. El ascendente no lo sabemos ya que no tenemos la hora de nacimiento. También tenía un foco, un stellium en virgo. Fuera de esas concentraciones de planetas quedan solo Saturno en aries y marte en capricornio, vamos a ver un poco qué trae todo esto…

Escorpio de por sí ya es una energía fuerte, regido por marte, el guerrero, y su copiloto Plutón, el rey del inframundo, es un signo que hace a sus portadores personas magnéticas, atractivas. Marte, su regente, está en capricornio, exaltado, en una posición muy cómoda y actuando a todo vapor, estando en cuadratura a urano, el rebelde, y a Saturno, afligiendo a marte. Qué es esto?  Su sol escorpiano estaba muy activado con energías fuertes que lo incitaban al movimiento, a la rebeldía, a romper con las reglas, a ir contra lo establecido, a buscar problemas. Para que se entienda, este tipo de posiciones son difíciles porque hacen a la persona reactiva más que activa. Luego, ese día también había un stellium en virgo, signo de prolijidad, obsesión, crítica, etc. Cuando virgo muestra su faceta positiva tenemos lo limpio, lo ordenado, el detalle. En este caso los planetas involucrados son urano, Plutón, venus y júpiter. El planeta allí que domina el foco es Plutón, obsesivo y obscuro por naturaleza, haciendo de Weiland posiblemente una persona  obsesiva de su estética corporal (venus), y rompiendo reglas (urano) de todo orden establecido (virgo), y sacando a la superficie la obscuridad (Plutón) dentro de la pulcritud que se pide en esta vida. Y allí júpiter agrandando todo el panorama, exagerando todo lo antedicho. El stellium en escorpio, integrado por su sol, mercurio y Neptuno, nos lleva a su identidad obscura, magnética, depresiva, adicta y nebulósica. Mercurio en escorpio se nota en sus formas al moverse y su voz profunda, cambiante, junto a Neptuno que lo sumergiría tal vez en confusiones mentales, y todo este stellium unido por sextiles, (relaciones angulares más bien de tipo mental), al otro stellium virginiano también regido por mercurio en escorpio, haciendo que su mente sea un hervidero.

Básicamente la idea es pensar que tenía una energía escorpiana que teñía toda la carta, por ello su comportamiento obscuro, misterioso, obsesivo. Este signo está asociado a las obsesiones, los celos, la retención de sentimientos tóxicos. Es una energía que en su lado negativo puede hacer mucho mal, como también puede ser muy luminoso en su aspecto positivo.  También denota susceptibilidad, como todo signo de agua, profunda sensibilidad, y su luna leo, necesitando ser el centro de atención, en cuadratura a Neptuno en escorpio (las drogas) nos lleva a la mezcla perfecta para lograr una personalidad profunda y con tendencia a llamar la atención a través de los malos hábitos.

Por mi parte me quedo con el recuerdo del lado más amable (que es fácil de amar) que es su mercurio (la voz) en escorpio (lo que está oculto y sale a la luz)… siempre en nuestros recuerdos… vivís en tu voz…     

 

 

 

   

Soy sensible Rock n roll Kurt Cobain

Hoy estuve mirando cartas natales de algunos músicos de rock. Como es sabido y por demás, los artistas de este mundillo suelen tener vicios, adicciones, debilidades… digamos… excesos. Los torbellinos en los que se adentran van desde las drogas más pesadas como la heroína, adicción sexual y hasta me animaría a decir, obsesión por la fama. Necesitan eso que engorda el ego, aquello que eleva la autoestima y sopla dulces cantos al oído, necesitan de la gente, del aplauso, de los gritos energizados de las masas hipnotizadas por sus encantos…necesitan, necesitan, necesitan… 

Adentrándonos en sus mapas natales podemos encontrar varios protagonistas que se repiten una y otra vez, reconfirmando que nada es gratis, todo tiene su causa.

Casi todos ellos tienen al maravilloso pero engañoso Neptuno en un cuadro protagónico en sus cartas. También, como no podía ser de otra manera, un lindo marte haciendo de las suyas y, la energía de las energías obscuras, el magnético pero nunca bien ponderado Escorpio, con su compañero fiel Plutón saludando desde algún punto álgido. Ni hablar de Piscis, que nunca falla en las combinaciones viciosas, creando predisposición al descontrol y a la laxitud de la voluntad junto con Neptuno.

Veamos un ejemplo…

Kurt Cobain

En este  caso la energía pisciana arrasa desde su sol y un grupo de planetas que lo acompañan, un foco (stellium) de energía enorme allí nos cuenta de su ser sensible y de voluntad floja para decir no y estar aquí y ahora. Un Plutón en conjunción a Urano en su ascendente Virgo, estando entonces esos planetas problemáticos, rebeldes y desafiantes dispositados por mercurio que saluda desde piscis, recordándonos que los peces no piensan dejar de actuar nunca. Y Neptuno en Escorpio empujando para que todo sea aún más agudo triangulando a sus planetas en Piscis. Por último, Júpiter exaltado, regente de Piscis, se relaciona con Neptuno (en escorpio), Saturno (en piscis), haciendo un triángulo  de continuidad de una vuelta sin fin poco conveniente en este caso. Todo apunta al descontrol, la falta de voluntad, la debilidad y la sensibilidad enfatizado con una luna en el elemento agua que mira todo desde el drama emocional de Cáncer…