Archivo de la categoría: Preguntas existenciales

Soledad? soledad…

Yo: Y qué es la soledad, por qué la conozco hoy? hay más de una soledad, siempre hay más de algo, y si lo puedo tolerar, lo puedo conocer, puedo ahondar y navegar, subir y bajar, ahogarme en soledad, en toda soledad. Al estar solo, es soledad, al estar con vos, es soledad, una distinta, pero es soledad. Otra vez las paradojas, siempre surgen en mis escritos, pero no son inconsistencias, son claras y justas, puntuales y explícitas: estoy con vos pero estoy sola. Si estoy sola, lo estoy, aún cuando me siento más pobre de alma, literalmente pusilánime, puedo tocar violentamente la soledad, casi violarla, la ultrajo, porque ella apunta primero, y si tengo el poder me defiendo.

Soledad: Sos el pequeño felino que al crecer ya no es doméstico, y yo, la soledad, saco lo peor de vos, porque, cuando frustrada vos, cruel soy yo. Río, vos no, siempre pierdes, por eso te defiendes. Cuando lo pongo a él en tu camino, y te deja sola, lo uso, es mi aliado, y así, vuelve a la carga, y actúa, y hace, y deshace, te digo: estás sola aún con él, porque estás sola cuando estás sola, no trates de saciar, de llenar, de completarte, no intentes con él, si estás sola, él, solo te muestra lo que ya está en vos. Él no te deja sola, vos ya estás sola, y no sola con tu soledad, sola con tu alma, y no la escuchas y no la entiendes. Y por eso, vengo con él, porque a ambos nos llamaste, a él y a mí. A él, portador de soledad, exponente perfecto de tu frustración oculta. Acá viene y te muestra, heme aquí, tu frustración hecha hombre, heme aquí, para mostrarte cual espejo lo que no estás dispuesta a ver en tu interior. Cobarde, si tan solo pudieras verlo, ni él ni yo estaríamos acá. Pero el vacío te apabulla, entonces…

Yo: Entonces, querida soledad, soy yo, ya me conoces, de sobra. Todo tu discurso es de mi agrado, tus palabras mi pensar, tu murmullo mi pensamiento circular. Reverbera en mi interior tu eco, pero en mi cabeza, no así en mi corazón. Sí, yo también estoy aquí, no me fui y te respondo, tal vez a modo de defensa, como bien dijiste cuando usaste mis palabras. Ladrona de mi paz, estás en mi pensamientos de continuo quitándome el goce del minuto. Sí, sé que estarás, aunque lo busque a él, aún cuando venga, aún así estaré sola. Porque parece que la única incondicional sos vos. Estabas cuando nací, cuando no quise nacer, estuviste todo el tiempo, en aquellos niños del colegio, en los rostros adultos de hoy día, estás por todas partes, porque estás adentro mío, y tal como soy presa de este cuerpo porque estaré encerrada en él hasta el último de mis días, tal estarás ahí… hay falsas seguridades, abrazos espías que trabajan para vos, bien decís, me hiciste pequeño felino, sí, sabiendo que llegaría el momento de la despedida, ah, sí, … como cuando los insensatos cazan las crías salvajes, adueñándose de ellas mientras son pequeñas, necios, porque llega el día del instinto, aquel que despierta y muestra que ya no es posible, nunca lo fue, no es domesticable. Ahora entiendes? el momento de la despedida, esa que llega cuando el gatito es tigre, y el necio lo deja ir por autopreservación, pero, ya es tarde, ya tiene la necesidad, necesita de un otro… y ahí llegás vos, a mostrarme que tengo vacío, que existís, soledad, existís y no te sé porque tuve una falsa seguridad, un abrazo espía informante tuyo, que me hizo sentir, que no estaba sola. Me enviaste al espía, y yo, pusilánime, me dejé, lo dejé entrar en mí, para saciar, el vacío, la sensación de separatividad, el nexo roto, la fuente perdida, es que acaso el hilo dorado se opaca?

Soledad: solo estoy aquí para que “veas”…

Gimena

 

 

Hado y Destino

Hado y Destino

Los antiguos sumerios hacían una diferenciación con respecto a los avatares de vida, si se permite usar ese término. Ellos, en su filosofía, distinguían entre Destino y Hado, dándole al primero la característica de inmodificable y al segundo la cualidad contraria. Según ellos “el Destino” era lo que el hombre no podía cambiar, como por ejemplo, la muerte. Pase lo que pase, decida el humano lo que decida, no puede cambiar ese estado de las cosas, no está capacitado para anular la muerte (por suerte!). Luego estaba “el Hado”, que era lo que el hombre podía modificar a través de sus decisiones, acciones, pensamientos, etc.

Los sumerios, como se ve, no eran del todo Deterministas, más bien, dejaban abierta la puerta a las posibilidades que podían surgir en el devenir de la vida de una persona.

Las preguntas son muchas, los cuestionamientos también… estamos supeditados a los designios de un destino inamovible y absoluto? podemos decidir realmente o es una ilusión?

Muchas veces, creemos que decidimos algo, pero si analizaríamos la situación,  retrocediendo en el origen de las causas que nos llevaron a esa instancia, en la mayoría de los casos:  no estamos optando entre alternativas que nos son dadas por la situación pero dentro de un marco limitado por las circunstancias? Es decir, supongamos que planeamos algo, y cuando llega el momento de hacer lo que proyectamos algo sucede en nuestra vida que nos cambia totalmente el curso de todo lo que habíamos planeado, y nos encontramos decidiendo entre alternativas pero dentro de esa nueva situación que nos planteó la vida.

La Astrología lo explica sencillamente: la carta natal marca un camino a recorrer en nuestra vida, dentro de ese tramo, podemos elegir entre distintas alternativas, situaciones u opciones, pero siempre, dentro de ese camino…

La pregunta es: hay destino? destino y hado? sólo hado? decidimos realmente todo? algo? nada?

¿Qué es lo “normal”?

La Utopía de un… ¿loco?

Loco el que no hace

loco el que se anima

loco el que calla

loco el que grita

según sea quién lo juzgue

lo considera utopía

prefiero me digan loco

a morir en la apatía

Cuántas veces en la vida pensamos en situaciones que deseamos vivir, decisiones que ansiamos tomar o simplemente alguna cavilación perdida, que corremos finalmente del escenario de nuestra mente “racional” por pensar que es una “utopía”… Siempre pienso que si muchas personas pensarían en utopías, tal vez, dejarían de serlo para hacerse realidad. Y claro, de esto ya se habla, esa famosa masa crítica que siempre se busca para lograr algo grande y, precisamente, “utópico”. Por qué pensar que todo es imposible, que no se puede tener hambre cero, que no se puede vivir en paz, que no se puede, que no se puede, que no se puede… sí, nunca se puede, nada se puede, siempre lo mismo… al estar criados, educados y gobernados por sistemas represivos nos acostumbramos paulatinamente, de a poquito, a medida que crecimos, a obedecer los mandatos de los psicópatas y perversos que bajan línea en esta sociedad. Pero, nunca se preguntaron qué habría pasado con nosotros si hubiesen habido muchos Moro, Hesse, Thoreau, Emerson, Marco Aurelio…y tantos otros… y hoy, sería “normal” que el oro sea un elemento para hacer juguetes para niños, que sería “normal” que no exista gente hambrienta, que sería “normal”… normal!!! es que tanto cuesta pensar que “normal” viene de “norma”??? algo impuesto!!! qué tal si aunque sea un ratito por semana pensamos en alguna cosa que consideramos hoy una “utopía” a ver si, tal vez, el día de mañana, que sólo existe en nuestra mente, sea el día de que la utopía sea la norma…   

 

Diálogo Sideral

Por qué no?

Dicen que la astrología y otras mancias funcionan siempre y cuando se haga la pregunta con el corazón, en forma sincera, sin juegos…

Dirigirse “al cielo” con el corazón, preguntar con emoción, dialogar con las estrellas, hablarles en silencio y percibir sus respuestas…

Por qué ya no lo hacemos? hemos de ser “hombres de ciencia”…

La distancia sideral sólo la percibe el minusválido emocional, la verdad es que las estrellas están aquí, aquí y ahora para todo hombre abierto a su influjo…

Alejemos la apatía generada por el temor a sentirse ignorante ante el ojo de la ciencia. Abramos la mente, el corazón y los (seis) sentidos, sí… privarse es reprimirse, y limitarse nos aleja de la felicidad…

Kem Sophia    

Naturaleza (in)humana…

Somos humanos “los humanos”? En estos días en una disco expusieron a un pequeño caballito al ruido, tumulto e histeria. Lo utilizaron como “adorno”, cosificaron a un pobre animal que vive para “servir” sin oponer resistencia. Es una criatura inocente e indefensa, pero, nadie lo advirtió. Estaban todos “distraídos” o simplemente no está en sus modelos mentales el respeto o la empatía por la vida? Por qué tiene que aparecer la municipalidad y clausurar un comercio cuando lo lógico sería que en el momento del “abuso” mismo las personas tendrían que haber defenestrado la parodia? Además, qué es lo que quieren inventar? Qué sentido tiene poner un caballito en un lugar nocturno? Tan anestesiados estamos que no reaccionamos ante las injusticias? Somos humanos? No podemos evolucionar un poco aunque sea? empezar por “algo”? Es mucho pedir vivir y dejar vivir?????      

Se puede vivir en paz y armonía física y mental pretendiendo ignorar todo aquello que tal vez es lo que nos hace evolucionar?….

estudiando a Kirón, desde la perspectiva astrológica, leo que representa al “sanador herido”,  aquel que puede curar al otro porque conoce su dolor, debido a que lo sufre en carne propia, pero, paradójicamente, no tiene la capacidad de curarse a sí mismo… todos tenemos experiencias en el ámbito del dolor, el sufrimiento, la pena, pero… sabemos cuál es nuestra herida? conocemos nuestros dolores profundos o preferimos evadirnos de ellos? es más conveniente profundizar o hacer de cuenta que no existen? cuando tratamos de “dejar hacer-dejar pasar” las heridas del alma descansan en nuestras profundidades o salen a través de manifestaciones físicas o psíquicas? se puede vivir en paz y armonía física y mental pretendiendo ignorar todo aquello que tal vez es lo que nos hace evolucionar?….